Inicio

Ecuador

El gobierno de Ecuador ha aceptado los términos y condiciones exigidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de apoyo financiero.

Las condiciones de austeridad exigidas por el FMI incluyen el aumento de las tarifas de todos los servicios del gobierno, la prohibición del préstamo público del banco central, la disminución de los impuestos para los ricos, la eliminación de los subsidios al petróleo que afectarán a las personas pobres y el coste del transporte público también aumentará. El FMI también insiste en cambios en las leyes laborales, desmantelando los sistemas de protección de los trabajadores y reduciendo los salarios de los trabajadores públicos.

Estas medidas combinadas supondrán un revés para todos los logros alcanzados para reducir la pobreza y hacer realidad los derechos de los ciudadanos en los últimos veinte años. La tasa de pobreza en Ecuador cayó del 64% en 2000 al 21%.

La postura de austeridad y ajuste estructural forzoso impuesto desde el FMI socava significativamente los derechos humanos a gran escala. Este enfoque no solo disminuye la calidad de vida de la mayoría de los ciudadanos, sino que obliga a la migración, despoja a los ciudadanos de su salud y seguridad, y conlleva un aumento del desempleo. En Grecia, después de la depresión económica de 2008, las políticas del FMI supusieron que la economía griega, desarrollara una deuda significativamente mayor, un mayor desempleo y más costes a largo plazo relacionados con recortes de servicios sociales y de salud. Otros países que originalmente tenían niveles de deuda más altos que Grecia en 2009 se recuperaron completamente en poco tiempo al expandir el gasto público y mantener los servicios dentro de sus países. Se necesitarán generaciones para reparar el daño hecho en Grecia, y lo mismo sucederán Ecuador si no se detiene la estrategia del FMI

Como organización con estatus consultivo ante las Naciones Unidas, la FITS hace un llamamiento a las Naciones Unidas para actuar en contra el FMI (el FMI está bajo el paraguas de las Naciones Unidas). La austeridad reduce los derechos humanos, la salud, el bienestar, el empoderamiento ciudadano y la esperanza para el futuro; esto es 100% incompatible con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

La FITS apoya las protestas pacíficas dirigidas por pueblos indígenas en Ecuador y alienta la solidaridad internacional que resiste los mandatos de austeridad del FMI. Es un derecho de las personas protestar y resistir el desmantelamiento de sus medios de vida, de su país y de su futuro. Como trabajadores sociales, alentamos el diálogo inmediato entre el gobierno ecuatoriano y los pueblos originarios, los manifestantes y los movimientos sociales.

El trabajo social defiende los derechos humanos y se opone a la austeridad.

Dra. Silvana Martínez, Presidenta de la FITS

y

Dr. Rory Truell, Secretario General de la FITS

Enlace: https://www.ifsw.org/manifiesto-de-la-fits-sobre-la-situacion-en-ecuador/