Inicio

Perú

Frente las noticias del 27 de setiembre del 2021 publicadas en el portal del Ministerio de la Mujer y de Poblaciones Vulnerables:

https://www.gob.pe/institucion/mimp/noticias/528812-comunicado-sobre-los-hechosocurridos-en-el-centro-de-acogida-residencial-car-de-urgencia-casa-isabel-ii-de-arequipa

Desde el CELATS, como uno de los colectivos del Trabajo Social a nivel latinoamericano, queremos manifestar nuestro rechazo absoluto a la violencia y a la falta de atención oportuna que pudo haber evitado el asesinato de la colega trabajadora social Shirley Cusilayme Sucapuca (30) cuando cumplía sus funciones en su centro de labores.

Como profesionales del campo social, rechazamos la violencia como modo de vida, rechazamos el abuso que cotidianamente se comete contra las mujeres, niñas y niños, personas adultas mayores, personas con discapacidad en los ámbitos público y privado. Rechazamos la desprotección en que el Estado y la sociedad nos coloca a todos y todas, cuando no toma las medidas preventivas para evitar la continuidad de la violencia, banalizando la vida humana y naturalizando la barbarie.

Con nuestras sinceras condolencias a la familia de la joven colega trabajadora social, por su muerte, así como al colectivo profesional y a su Casa formadora, la UNSA; también queremos plantear nuestra demanda de investigación célere y la oportuna reparación del Estado a sus familiares.

Exigimos además, que el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables declare en reorganización el Sistema Nacional de Atención Integral al Niño y al Adolescente y en especial de los Centros de Acogida Residencial, que en el marco del D.L 1297 Ley para la Protección de las niñas, niños y adolescentes sin cuidados parentales o en riesgo de perderlos, en tanto, no estarían cumpliendo su rol de proteger y asegurar el bienestar integral de su público objetivo ni tampoco tendrían la capacidad de brindar seguridad al personal que cumple esta labor.

Exigimos que se sancione si hubo negligencia en identificar los factores de riesgo dentro del citado CAR y otros; por cuanto este asesinato puede haber sido evitado, máxime cuando en el mismo Centro de Acogida Residencial (CAR) urgencias Isabel II del INABIF de Socabaya Arequipa, ya se había reportado la muerte violenta de una menor de edad. El CELATS exige por justicia, la intervención del Estado a través de las instancias correspondientes ante este lamentable hecho que enluta no solo a todo el Trabajo Social peruano, sino a la sociedad que confía en sus instituciones protectoras.

Comisión de Comunicaciones – Consejo Directivo 2021-2023
CELATS