Inicio

Perú

Este Editorial se escribe a un mes de celebrar el Bicentenario de la Independencia de la República del Perú, y nos encontramos como país en una situación de quiebre y de polarización de la frágil democracia que hemos construido desde 1821. Enfrentamos la pandemia por Covid 19 con un sistema de salud pública colapsado que no ha podido impedir los contagios y la muerte de miles de peruanos por falta de una cultura de prevención, de camas UCI y oxígeno, y hoy lamentamos los presupuestos irrisorios y la política elitista, segregacionistas, y privatista que ha funcionado en materia de salud desde los primeros tiempos de la Colonia hasta la actualidad. Y nos encuentra con una economía que cuando tuvo indicadores de crecimiento no redistribuyó sino enriqueció a algunos pocos y fue envuelta por la corrupción; y ahora que ha decrecido la economía y se ha ampliado el número de hogares pobres por la falta de trabajo formal e informal, donde los bonos económicos del gobierno han sido absolutamente insuficientes. Y es que se ha normalizado la desigualdad vergonzosa que hay en este país. Aún en estas condiciones la solidaridad a nivel comunitario se ha puesto de manifiesto. El pueblo se da la mano entre sí, surgen las ollas comunes, la ayuda al vecino, el envío de alimentos de la sierra a la costa para ayudar a sus familiares en crisis, se producen el retorno de los migrantes a sus comunidades de origen, allí si quiera tienen algo qué comer y respiran aire sano en el verde de los andes y de la Amazonía. Todavía es el país del sálvese el que pueda, cierto; pero también es el país de la solidaridad, de la ayuda mutua, del hoy por ti mañana por mí, el de las luchas y las esperanzas. Así hemos sobrevivido, así estamos sobreviviendo al llegar al Bicentenario. Y no suficiente con esta expresión de desigualdad social y exclusión social, se abre una crisis política pos segunda vuelta electoral, que está poniendo en juego la débil democracia y ésta llamada república, que empieza a ser develada en sus grandes y complejas contradicciones. Reiteramos lo dicho en el análisis que hicimos al convocar al Diálogos de Políticas que realizamos el viernes 28 de mayo de 2021: “la pandemia también ha contribuido a mostrar, en el escenario social y político, la discusión sobre el falso bienestar, la desprotección de la ciudadanía en su salud y educación y en su previsión social, la diversidad de identidades que se manifiestan, las condiciones de abandono de la población mayoritaria, el racismo y la discriminación, junto con el rechazo abierto a la corrupción y el desenmascaramiento de sus principales protagonistas. En diversos rincones del país se empieza a hablar de proyecto de país, de una nación que aspire a brindar bienestar, justicia, salud y educación a las mayorías”.

Cambio del Consejo Directivo del Celats para el período 2021- 2023

EL 18 de junio se llevó a cabo la elección del nuevo Consejo Directivo que dirigirá los destinos del Celats por los próximos dos años. Hubo una sola lista, que recibió el voto mayoritario de las asociadas, que votaron en asamblea virtual, con asesoría y apoyo técnico de la Oficina Nacional de Procesos Electorales, que garantizó la efectividad y transparencia del voto secreto electrónico. Una demostración más de los cambios que hemos tenido que procesar para responder aún en condiciones difíciles a nuestros objetivos institucionales, por el fortalecimiento de la profesión de Trabajo Social y nuestra contribución a una sociedad más igualitaria, más justa y solidaria.

Presentamos a los integrantes del Consejo Directivo, a quienes les damos la bienvenida y les deseamos éxitos en su gestión: