Perú

Setiembre,2020

En este tiempo de pandemia, las profesionales jóvenes están presentes realizando su labor con diversos sectores de la población. Con estas entrevistas cortas nos acercamos en esta oportunidad, a tres trabajadoras sociales que nos muestran, desde el trabajo presencial y remoto, algunas características de esa acción cotidiana y también aquellas preocupaciones que invaden su día a día, tanto como las situaciones gratificantes que no pueden faltar cuando trabajamos con la gente. Conozcamos algo de ellas en este breve acercamiento que nos identifica como colectivo profesional. Sepamos dónde están ubicadas y cuál es su quehacer. Agradecemos a las estudiantes de Trabajo Social de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, que las entrevistaron para esta sección.

ASTRID MERILYN BALDERA COLAB - Instituto Nacional de Oftalmología.

Mi trabajo consiste en hacer promoción de la salud con los trabajadores del Instituto; por ejemplo, acerca de las vacunaciones que corresponden en el calendario, o los procesos logísticos, los subsidios y programas respectivos. Durante la emergencia mi trabajo ha sido presencial y remoto. Algunas funciones que realizaba antes de la emergencia cambiaron y bueno, se me agregó la tarea de hacer el cronograma de pruebas rápidas y dar seguimiento a los trabajadores que salieran positivos.

Justamente, mis actividades y funciones en emergencia se concentran alrededor del monitoreo del personal vulnerable y COVID19 que resultan positivos y también los respectivos procesos logísticos para organizar el apoyo que requieren. La principal preocupación que tuve, y aún mantengo, fue más bien personal, pues el temor de contagiarme existe, aunque tomo muchos cuidados para que eso no ocurra y trato que todos hagan conciencia del riesgo a que estamos expuestos y también se protejan.

Los hechos profesionales gratos que puedo relatar en estos meses de emergencia se refieren al monitoreo de los trabajadores COVID19, porque siento que en poco tiempo he aprendido mucho sobre esta actividad. Asimismo, haber cumplido con la intervención inmediata para que fueran hospitalizados quienes lo necesitaban y la coordinación con diferentes entidades para resolver su atención. Ver que todos poníamos el hombro, ha sido muy gratificante y me anima mucho.

CONIE ALEXANDRA COLONIO ROMÁN - Ministerio de Educación

Como parte de mi labor, participo en las reuniones de la Secretaría Técnica y grupos de trabajo para la construcción de una nueva política pública cuyo nombre es: "Política Nacional de Educación y Bienestar Adolescente”. En este tiempo de pandemia, nos hemos organizado haciendo uso de las plataformas virtuales para desarrollar reuniones y coordinaciones y es la novedad de estos tiempos en el Ministerio a raíz de la emergencia.

Me encargo de facilitar las consultas virtuales para recoger los aportes y sugerencias de los beneficiarios directos e indirectos de la Política Nacional de Educación y Bienestar Adolescente, haciendo usos de estrategias de educación no formal. Revisamos documentos legales y experiencias sociales relacionadas al bienestar del adolescente y sus familias a nivel nacional e internacional. También me corresponde promover el enfoque de bienestar hacia el sujeto adolescente.

Las principales preocupaciones que he tenido realizando este trabajo se refieren a las pocas herramientas para generar conexión entre los beneficiarios directos e indirectos de la Política Nacional de Educación y Bienestar Adolescente durante el proceso de consultas virtuales. También la débil convocatoria por parte de las instituciones hacia esos beneficiarios y los procesos de coordinación tan lentos para concretar actividades. He visto que hay mucho por resolver.

Pero también he experimentado algunas situaciones gratas en estos meses de emergencia, como aquellas durante el proceso de consultas que se vienen realizando desde mediados de los meses de confinamiento: se ha ido convocando a adolescentes, representantes de las DRE, UGEL y especialistas de UNICEF, UNESCO, entre otros, para compartir los avances de la Política Nacional de Educación y Bienestar Adolescente, a fin de recibir aportes y sugerencia para su fortalecimiento. Aunque el panorama no era muy alentador, debido a múltiples problemas que se vienen agudizando como parte de la crisis que el país enfrenta con la pandemia, sin embargo, la participación de los adolescentes se ha mostrado de manera activa, el involucramiento de ellas y ellos, en los procesos sociales es potente, hay mucho interés y ganas de aportar para generar cambios a nivel nacional en temas educativos. Es lo que más me motiva.

---

Entrevistas realizadas por XIOMARA PACSI URBINA, estudiante de VII Ciclo de Trabajo Social en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Practicante en OMAPED de la Municipalidad de San Borja. Directora de Relaciones Institucionales de la organización juvenil Sembrando Sueños.

.

.

.
.

ANA CECILIA OXOLÓN MARTÍNEZ - Instituto de Enfermedades Neoplásicas - INEN

Mi trabajo se refiere al soporte familiar al paciente y su familia. Intentamos hacerlo a través de una atención de calidad y con mucha calidez, sobre todo porque en esta emergencia las atenciones de consultas médicas fueron reducidas en cantidad, dando prioridad a la emergencia y hospitalización.

Durante la emergencia hemos seguido brindando soporte económico a través de descuentos, coordinaciones para afiliación al SIS (haciéndolo en el menor tiempo posible), coordinación con Migraciones para trámites de Carné de Extranjería y con otras instituciones de soporte.

Lo que más me preocupó por la situación de emergencia que vivimos es que la cuarentena afectó todos los ámbitos de la atención en el Instituto. La reducción de la atención ambulatoria a pacientes de consulta externa, fue lo más notorio. Con las atenciones de emergencia y hospitalización se dejó de atender a pacientes nuevos que no podían obtener sus citas acordes a las órdenes médicas. Igual problema con los pacientes procedentes de provincias que no contaban con alojamiento en Lima; ellos tuvieron que quedarse varados debido a que los albergues no aceptaban ingresos por un tema preventivo. Una serie de efectos colaterales en detrimento del paciente y su atención.

Sin embargo, también he podido apreciar momentos gratos en estos meses de emergencia y se refieren al sincero agradecimiento que los pacientes muestran por la atención brindada, aunque haya sido limitada. El espacio de escucha es y será un aliciente no sólo para el paciente y familiar, cuando la enfermedad ha llegado o está en su más alto punto de gravedad, sino también para los profesionales que estamos en contacto con ellos. Podemos disfrutar también sus mejorías y sus alegrías.

---

Entrevista realizada por LIZZET LIVISI ZORRILLA, estudiante de Trabajo Social en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Voluntaria en la Subgerencia de Programas Sociales de la Municipalidad de Puente Piedra, ex practicante del Programa de Incentivos a la mejora de la Gestión Municipal-Meta 4 y del Programa de la Red de Soporte de la persona Adulta Mayor en Riesgo y la persona con Discapacidad Severa en la Municipalidad de Los Olivos.

  • 1