Declaración Pública del Colectivo de Trabajo Social Paulo Freire. Chile

Latinoamérica

El Colectivo de Trabajo Social Paulo Freire de Chile manifiesta:

  1. Que sigue siendo substancial y relevante manifestar de nuevo con la mayor energía las graves violaciones a los Derechos Humanos ocurridas desde el estallido social del día viernes 18 de octubre en adelante. Sólo analizando las cifras nos dan cuenta de una práctica sistemática de las Fuerzas Armadas en un primer momento y más tarde, las fuerzas de Carabineros de Chile, particularmente Fuerzas Especiales y el grupo operativo GOPE, que en los últimos días ha aparecido con fuerza desmedida en algunas zonas de Santiago. Lo cual ha traído como consecuencia más de 200 personas con “daños irreparables” a la vista lo cual provocará un daño permanente a nivel emocional, social y físico.
  2. Concerniente a lo anterior, es nuestro compromiso denunciar, acusar y responsabilizar de estas graves violaciones a los Derechos Humanos a las autoridades del poder político como son el inútil y ausente presidente Sebastián Piñera Echeñique, que en su calidad de jefe de Estado decretó Estado de Emergencia y declaró la guerra a Chile; Gonzalo Blumel Mac Iver en su calidad de ministro del Interior, como asimismo, al ministro de Justicia Hernán Larraín Fernández y al actual Intendente de Santiago, Felipe Guevara Stephens, ya que los heridos, mutilados, maltratados y torturados no son parte de “excesos individuales”, ni “del contexto” ni menos “situaciones excepcionales”. Asimismo, juzgar y sancionar a los “cómplices pasivos” como Karla Rubilar Barahona, Isabel Pla Jarufe, Lorena Recabarren Silva, Carol Brown y Gloria Hutt Hesse.
  3. De igual forma, solicitamos la renuncia inmediata del general director de Carabineros de Chile, Mario Alberto Rozas Córdova y su plana mayor por su responsabilidad de mando debido a que sus medidas y protocolos no han evitado que la violencia siga ejerciéndose contra miles de manifestantes, especialmente, niños, jóvenes y mujeres que han sufrido sin rigor los peores tratos. Contraviniendo todos los pactos y protocolos de defensa a los DerechosHumanos.
    En ese contexto, se hace inevitable solicitar exámenes toxicológicos y psicológicos al personal a cargo del control de manifestaciones públicas, esto a partir del uso de fuerza desmedida, descontrol de impulso y conductas psicopáticas. Específicamente, por el suceso surgido el día viernes 15 de noviembre, cuando el carro lanzaguas 50 ataco a una ambulancia con heridos, por citar, “se considera crimen de guerra atacar a los servicios que presten auxilio médico a los heridos, cruz roja o servicios humanitarios” (Tratado de Ginebra de 1949), y “atacar a la población civil de manera sistemática” (artículo 7, Estatuto de Roma, 1998).
  4. Insistimos en el deber ético de los Tribunales de Justicia a investigar, conocer, cautelar y profundizar las denuncias realizadas por personas naturales y los organismos de Derechos respectivos y no dejarse amedrentar por las diferentes autoridades de facto
  1. Frente al acuerdo firmado por los partidos de la Derecha empresarial y la ex Nueva Mayoría, solo señalar que ellos son parte del problema, pues tuvieron 30 años para realizar mejoras sustantivas para la ciudadanía, esa que creyó, soñó y se ilusiono con las “falsas promesas” de justicia social, jugando con la esperanza la misma que se construyó con mucho esfuerzo y dignidad.
  2. Respecto a la participación de los “nuevos partidos” del Frente Amplio, enunciar que desde su nacimiento han mantenido posturas y miradas vacilantes que con ello, no “llegaron a sanear la política” como decían, por el contrario, al poco andar son los nuevos cocineros. Con escasa calle y compromiso social, la mejor respuesta a esos nuevos Yanaconas, fue la masiva convocatoria del viernes último en la Plaza de la Dignidad. No avalamos ni Duopolio ni menos Triopolio. BASTA!!
  3. Abogamos por una participación popular, amplia, vinculante y sustantiva con y desde la ciudadanía, esa que ha estado presente en los diferentes espacios públicos, en esos donde se construye una nueva y digna identidad.
  4. Acusamos, a los medios de comunicación nacionales y sus periodistas con formación escasamente ética sólo dominados por la misma ambición y servilismo de las clases dominantes esas mismas que explotan sus propias fuentes de trabajo.
    Con su acción en esta crisis, sólo han favorecido en minimizar la protesta, farandulizando la necesidad y sobre todo, contribuyendo a diversos montajes, opiniones nebulosas y criminalizando a los sectores populares. No siendo capaz, por ejemplo, de nombrar a un perro por su verdadero nombre: Matapaco.
  5. Finalmente, nuestro deber continuar conversando, discutiendo, consensuando, reencontrándonos en las calles, plazas, centro de trabajo, en las universidades pues Chile cambió con un alto costo aún, como ha sido siempre en nuestra historia… El país necesita una nueva Constitución Política acorde a la realidad social del siglo XXI, representativa, pluralista, inclusiva y participativa, y en ese proceso una profunda refundación de Carabineros de Chile con un estricto apego a los DERECHOS HUMANOS.

Si la clase dominante ha perdido el consenso, entonces no es más dirigente, sino únicamente dominante, detentadora de la pura fuerza coercitiva (Gramsci)

Colectivo de Trabajo Social Paulo Freire
Santiago, 18 noviembre del 2019

Trabajo Social, Universidad Tecnológica Metropolitana UTEM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =