Los pinguinos en Chile, escolares en el Líbano y Greta a nivel global

Latinoamérica

Constructores de esperanza a 30 años de la Convención sobre los Derechos del Niño

Este 20 de noviembre 2019 se celebran 30 años de la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas. Este instrumento de derechos humanos ha sido ratificado por todos los países del mundo a excepción de Estados Unidos.

En el mundo entero, gobiernos, sociedad civil y organizaciones de niñas, niños y adolescentes harán un análisis sobre la situación de los derechos de los niños y niñas a nivel global, en cada región y en cada país. En la mayoría, seguramente, el balance será negativo. En América Latina y en el Perú, les seguirá preocupando la mortalidad infantil, la desnutrición crónica, la anemia, el acceso a la escuela, a servicios de salud, el alto porcentaje de embarazo adolescente, el maltrato infantil y la violencia sexual contra niñas, adolescentes mujeres y niños.

Muy pocos gobiernos y autoridades mencionarán la poca participación y la casi nula consulta a los niños y niñas sobre las políticas públicas y presupuestos que impactan en sus vidas.

En los últimos años, especialmente este año 2019 estamos viendo el protagonismo de niños, niñas y adolescentes por una vida digna y un mundo mejor: los escolares secundarios de Chile –conocidos como pingüinos-, los escolares y estudiantes universitarios del Líbano y Greta Thunberg, una niña sueca de 15 años, han liderado demandas por sus derechos: educación pública, gratuita y de calidad; contra la pobreza y el cambio climático que es resultado de la inacción de los gobiernos y la irresponsabilidad de las empresas, por las emisiones de gases de efecto invernadero.

Nos están fallando. Pero los jóvenes están empezando a entender su traición“, advirtió Greta Thunberg, de 16 años, a los gobiernos en las Naciones Unidas, con un discurso que ha emocionado al mundo entero. Esta estudiante sueca, llama a los escolares, a niñas, niños y adolescentes a sentarse frente a sus parlamentos, frente a los edificios públicos demandando, exigiendo que tomen medidas contra el cambio climático.

Chile, “Más de 160 menores de edad recibieron perdigones, balas y maltrato”, declara la Defensora de la Niñez el último 13 de noviembre. Escolares secundarios y estudiantes universitarios fueron los grandes protagonistas de un estallido social que aún no se detiene y que comenzó con una protesta por el alza de pasajes en el metro, el viernes 18 de octubre de este año. Rápidamente, organizaciones sociales, sindicales y padres de familia salieron a apoyar a sus hijos diciendo, los pingüinos nos están señalando el camino para luchar por nuestra dignidad.

Las niñas y niños de institutos secundarios de Santiago, aún habiendo hecho tomas de centros educativos, han ganado legitimidad en sus demandas por el correcto análisis del problema de la educación y por las propuestas: “cambio curricular, implementación de la educación sexual, cívica y mental dentro del plan común; protocolos sobre violencia de género, persecución política y de movilizaciones; rendición mensual de cuentas”, entre otros temas en el marco del debate por una educación de calidad y equidad.

“La economía va mal, no hay trabajo, ¿cómo haremos mañana para vivir?”, dicen los miles de estudiantes secundarios y universitarios frente al Ministerio de Educación en la ciudad de Beirut en octubre de este año. Los escolares se colocaron, también, frente a otras dependencias púbicas para impedir el ingreso de los funcionarios.

En el Perú, en el año 2015 se aprobó la Ley que Prohíbe el uso del castigo físico y humillante contra niñas, niños y adolescentes: la adopción de ésta importante ley sólo pudo ser posible por la extendida participación de los niños que lograron convencer a los Congresistas de la República.

En la historia de la humanidad ningún cambio social radical ha sido posible sin la directa participación de los vulnerados en sus derechos; ejemplos del siglo pasado: los derechos civiles de los afroamericanos, el derecho al voto de la mujer, el derecho de la mujer a no sufrir violencia, entre otros. Con los niños, niñas y adolescentes será igual en la lucha por sus derechos: Todo con ellos, nada sin ellos.

La gran revolución de los pingüinos, de los chibolos, de los pibes, de los chavos, de los chamacos será la antesala para que los escuchen y las políticas públicas se elaboren en el marco de la Convención sobre los Derechos del Niño y ésta, finalmente, se convierta en realidad.

TERESA CARPIO V.
Es consultora especialista en los derechos de la niñez desde hace más de 30 años, escribiendo artículos en revistas, periódicos y otros medios de comunicación y ha trabajado en organizaciones internacionales de derechos humanos y derechos de la niñez para el Perú y América Latina.

Enlace: http://kausajusta.blogspot.com/2019/11/t-carpio-los-pinguinos-en-chile.html?m=1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − catorce =